Página 1 de 1

La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 3:26
por Armilo Brotón
Para Ana, la mejor cocinera que he conocido.
Siempre los deja al punto y coma.


Me llamo Luis Carrol, Prior de la abadía de Eclestone, buen confesor y tan aficionado a la Fórmula 1 como a las ninfas.
Suelo escribir prosa poética los jueves y emborracharme los domingos con un pulque infame que me manda el poeta Villa desde Jalisco. Escribo estas letras porque deseo dejar constancia de un suceso extraordinario del que fui protagonista ayer.

Salí temprano a buscar setas por el Monte Carmelo. Quería preparar para los amigos un plato especial: “Setas silocibe con un toque de gengibre al fluido de pecho bravo”; esta noche haría que sus almas revolotearan como las golondrinas sobre los versos de Bécquer.

Recolecté un gran cesto de esas criaturas que crecen sobre el putrefacto de mis manos y me puse a almorzar bajo un ciprés de Silos. Mientras caía la tarde, la lluvia dejaba en la marea un leve dolor a espina y torbellino, la hierbabuena me aspiraba en hermosas volutas de humo. Un mirlo blanco se me apareció entonces:

-Luis, tonto, existen otros mundos, no te conformes con lo que ves.
-Buenas tardes leporino volador. Parece interesante tu propuesta. Pero ¿y si cierro los ojos? Si ya no veo, pero sigo viendo: ¿cuál es la diferencia?
El pájarraco paró en seco su huida y parpadeó.
-No creo que estés en disposición de filosofar, sígueme.
-Creo que me voy a quedar en los brazos de Alicia, le dije, uno de los espacios más dulces que conozco.
-Acabo de comprarlo, dijo, lo tengo en mi mundo y bajo mis leyes.

No tuve otro remedio. Tuve que irme tras él y caí por la cueva.
Las paredes eran tan cálidas, que resbalar por sus pliegues suponía un placer comparable a manejar mi viejo Rodeo; atiborrándome de cervezas mientras escucho el Trabuco de Verdi.

Cuando caí al suelo le susurré:
-Por favor Alicia, pásame otra vez el puro de Mariquita; por favor, no te vayas a hacer grande en este momento. Sigue siendo esa niña que me cuenta historias en mis noches de frío.
Hoy nos comimos, las setas también. Mañana ya veremos. Y fuimos felices.

Dejo la receta por si acaso alguien la necesitara en noches de desaliento y fervor.


Ingredientes:

Para la mamada trufada:
*1 huevo
*Aceite de gengibreguacamol a la noix
*Aceite aromatizado con trufa o funghi porcini
*Sal al gusto
*Orejas top model a la Vernuilli
*Chapiñon ligue
*Shirtaki
*Una ramita de romero del Mar Muerto
*Unos brotes sicóticos
*Aceite aromatizado de oliva
*Aceto balsámico de la bel-la italia

Esta salsa acompaña a las tetas levemente pasadas por la brasa.
Recordad poner la parte cóncava hacia la convexa para que no se quemen.
Como vino consorte puedo recomendar el mallorquín Veritas Blanc del cual el Sr Calle puede hacer una breve reseña.

Salud

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 12:00
por Hallie Hernández Alfaro
Un trabajo exquisito; las referencias, el lenguaje, los giros; imaginería sobresaliente se cuece por aquí.

Enhorabuena, Armilo.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 14:22
por Alfonso Alfaro
Me gustan este tipo de relatos, es breve y contiene todos los ingredientes necesarios para estar atraído por su lectura. Usas un lenguaje muy "atractivo. Una prosa bonita e interesante desde el principio que es de lo que se trata, de enganchar al lector y mantenerle hasta el desenlace.
Fuerte abrazo, Arminio.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 15:22
por Armilo Brotón
Hallie Hernández Alfaro escribió:Un trabajo exquisito; las referencias, el lenguaje, los giros; imaginería sobresaliente se cuece por aquí.

Enhorabuena, Armilo.


Gracias Hallie por tu comentario. Ojalá podamos apoyar para que se genere interés hacia el cuento, la prosa.
Hay aquí muy buenos escritores y poco leídos. Se pueden hacer muchas cosas igual que en poesía.

Un saludo.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 15:24
por Armilo Brotón
Alfonso Alfaro escribió:Me gustan este tipo de relatos, es breve y contiene todos los ingredientes necesarios para estar atraído por su lectura. Usas un lenguaje muy "atractivo. Una prosa bonita e interesante desde el principio que es de lo que se trata, de enganchar al lector y mantenerle hasta el desenlace.
Fuerte abrazo, Arminio.


Gracias Alfonso por tu generoso y alentador comentario.

Recibe un cordial saludo.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 16:10
por Tigana Nelson
Vas a tener que mandar a Villa mejores caldos para que de esas borracheras nazcan más cuentos como este. Todo un regalo Prior.
Estaba pensando en qué tipo de fuegos se cocinaría mejor la receta. Nunca me convencieron los de inducción, demasiado previsibles y de manejo rápido. Me gusta el fuego lento.
A ambos nos gusta andar metidos entre ollas y cuentos Miguel, pero me vas a matar cuando te diga (un secreto) que uso un vino, demasiado bueno, para cocinar. Un vino amarillo pajizo, con tonos verdosos. No tiene etiqueta, pero es de las mejores bodegas de Rueda. Vas a las bodegas con tu garrafa y te dan del bueno. Y a mí no me importa ni sus nombres, ni si son largos en boca, ni nada de esas bobadas. Sólo quiero saborear.
Hoy recordaba que Alicia podía bajar y baja por aquella bodega de mi casa, tantos metros por debajo del suelo y mirar al cielo por el agujero del pozo. Algo extraño. Un pozo sin agua. Un pozo que llevaba a una bodega.
Maravilloso este regalo que me pilló con las manos en la masa. Ahora, por obligación, cocino para dos casas y no quiero perder el gusto por esos olores. Y puede que eso ocurra.
Si cierro los ojos puedo seguir viendo.

De momento disfruto con tus regalos.
Un beso emocionada.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 01 Nov 2015 16:34
por Armilo Brotón
Tigana Nelson escribió:Vas a tener que mandar a Villa mejores caldos para que de esas borracheras nazcan más cuentos como este. Todo un regalo Prior.
Estaba pensando en qué tipo de fuegos se cocinaría mejor la receta. Nunca me convencieron los de inducción, demasiado previsibles y de manejo rápido. Me gusta el fuego lento.
A ambos nos gusta andar metidos entre ollas y cuentos Miguel, pero me vas a matar cuando te diga (un secreto) que uso un vino, demasiado bueno, para cocinar. Un vino amarillo pajizo, con tonos verdosos. No tiene etiqueta, pero es de las mejores bodegas de Rueda. Vas a las bodegas con tu garrafa y te dan del bueno. Y a mí no me importa ni sus nombres, ni si son largos en boca, ni nada de esas bobadas. Sólo quiero saborear.
Hoy recordaba que Alicia podía bajar y baja por aquella bodega de mi casa, tantos metros por debajo del suelo y mirar al cielo por el agujero del pozo. Algo extraño. Un pozo sin agua. Un pozo que llevaba a una bodega.
Maravilloso este regalo que me pilló con las manos en la masa. Ahora, por obligación, cocino para dos casas y no quiero perder el gusto por esos olores. Y puede que eso ocurra.
Si cierro los ojos puedo seguir viendo.

De momento disfruto con tus regalos.
Un beso emocionada.


Como siempre tan generosa en tus comentarios y tan acertada. ¡Qué buenas eres joia para leer!
A los que nos apasiona la cocina, y tú eres una maestra, nos gusta el fuego lento y si es de leña no te digo nada.
Pero no siempre puede hacerse así, por eso echamos mano de la imaginación para salvar los obstáculos.
Lo importante es que sepa rico.
Yo tengo un amigo en Íscar que se hace los calimochos con Vega Sicilia ¡olè sus cojones! No me asusto de nada.
Este pequeño cuento es una recreación, cerrando los ojos. Un regalo para ti, que te gusta degustar y reinterpretar esos cuentos que tanto nos gustan.

No pierdas nunca el gusto tan maravilloso que tienes.
Mira en youtube.com


Un besazo para ti.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Mié, 11 Nov 2015 4:20
por Raul Muñoz
Me encantó y reí mucho, Armilo. Un texto excelente.

Mi enhorabuena.

Un abrazo, amigo

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Vie, 13 Nov 2015 22:47
por Armilo Brotón
Raul Muñoz escribió:Me encantó y reí mucho, Armilo. Un texto excelente.

Mi enhorabuena.

Un abrazo, amigo


¡Qué bueno Raúl! Me alegro mucho de la lectura y de tu comentario.

Un abrazo.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Lun, 25 Jul 2016 16:06
por Ventura Morón
De nuestra biblioteca, para que volvamos a disfrutar de este excelente relato.
Abrazos Armilo

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Mié, 25 Abr 2018 8:05
por Hallie Hernández Alfaro
Vuelve para deleite de todos.

Re: La cueva de Alicia

Mensaje sin leerPublicado: Lun, 23 Sep 2019 9:10
por Antonia Mauro
Armilo Brotón escribió:Para Ana, la mejor cocinera que he conocido.
Siempre los deja al punto y coma.


Me llamo Luis Carrol, Prior de la abadía de Eclestone, buen confesor y tan aficionado a la Fórmula 1 como a las ninfas.
Suelo escribir prosa poética los jueves y emborracharme los domingos con un pulque infame que me manda el poeta Villa desde Jalisco. Escribo estas letras porque deseo dejar constancia de un suceso extraordinario del que fui protagonista ayer.

Salí temprano a buscar setas por el Monte Carmelo. Quería preparar para los amigos un plato especial: “Setas silocibe con un toque de gengibre al fluido de pecho bravo”; esta noche haría que sus almas revolotearan como las golondrinas sobre los versos de Bécquer.

Recolecté un gran cesto de esas criaturas que crecen sobre el putrefacto de mis manos y me puse a almorzar bajo un ciprés de Silos. Mientras caía la tarde, la lluvia dejaba en la marea un leve dolor a espina y torbellino, la hierbabuena me aspiraba en hermosas volutas de humo. Un mirlo blanco se me apareció entonces:

-Luis, tonto, existen otros mundos, no te conformes con lo que ves.
-Buenas tardes leporino volador. Parece interesante tu propuesta. Pero ¿y si cierro los ojos? Si ya no veo, pero sigo viendo: ¿cuál es la diferencia?
El pájarraco paró en seco su huida y parpadeó.
-No creo que estés en disposición de filosofar, sígueme.
-Creo que me voy a quedar en los brazos de Alicia, le dije, uno de los espacios más dulces que conozco.
-Acabo de comprarlo, dijo, lo tengo en mi mundo y bajo mis leyes.

No tuve otro remedio. Tuve que irme tras él y caí por la cueva.
Las paredes eran tan cálidas, que resbalar por sus pliegues suponía un placer comparable a manejar mi viejo Rodeo; atiborrándome de cervezas mientras escucho el Trabuco de Verdi.

Cuando caí al suelo le susurré:
-Por favor Alicia, pásame otra vez el puro de Mariquita; por favor, no te vayas a hacer grande en este momento. Sigue siendo esa niña que me cuenta historias en mis noches de frío.
Hoy nos comimos, las setas también. Mañana ya veremos. Y fuimos felices.

Dejo la receta por si acaso alguien la necesitara en noches de desaliento y fervor.


Ingredientes:

Para la mamada trufada:
*1 huevo
*Aceite de gengibreguacamol a la noix
*Aceite aromatizado con trufa o funghi porcini
*Sal al gusto
*Orejas top model a la Vernuilli
*Chapiñon ligue
*Shirtaki
*Una ramita de romero del Mar Muerto
*Unos brotes sicóticos
*Aceite aromatizado de oliva
*Aceto balsámico de la bel-la italia

Esta salsa acompaña a las tetas levemente pasadas por la brasa.
Recordad poner la parte cóncava hacia la convexa para que no se quemen.
Como vino consorte puedo recomendar el mallorquín Veritas Blanc del cual el Sr Calle puede hacer una breve reseña.

Salud



Buenos días don LUis, he vendio a echar un vistazo a prosa.

Y vi el tít7ulo y me adentre,
Prometo que no recordaba este relato, qué causalidad que hace nada escribí el poema con ese t´tiulo, lo comentaste,
pues no recordaba esto.

y la receta, tenía un poema de amor donde pongo la receta de un bizcocho, pero está a medias,
el bizcocho y el poema, sólo es un semiborrador, ajaj
jolín qué casualidad.

Qué guiño más gracioso el cierre.
Voy a seguir buceando en la prosa que la tengo abandonada, comentando no leyendo.
Pues ala..