El monstruo de dos cabezas.

Cuentos, historias, relatos, novelas, reportajes y artículos de opinión que no tengan que ver con la poesía, todo dentro de una amplia libertad de expresión y, sobre todo, siempre observando un escrupuloso respeto hacia los intervinientes.
Moderadores: Hallie Hernández Alfaro y Ventura Morón.

Moderadores: Hallie Hernández Alfaro, Ventura Morón

El monstruo de dos cabezas.

por Dark Moon Walker » Dom, 07 May 2017 12:25

Era un monstruo con dos cabezas, un monstruo bien entrenado, era experto en caminar por la noche sin pisar la cola de los gatos. En un templo trató de ser adiestrado pero fue una ardua y extenuante tarea para todos los monjes pues las cabezas no se ponían de acuerdo. Y es que una era bien inteligente; pero la otra tonta.
Fue adiestrado por muchos años, tratando más que nada de poner las cabezas de acuerdo. Cosa que no había manera, muchos monjes desistieron; y, algunos jóvenes, cayeron desmayados ante él, extenuados por el cansancio, mientras recitaban un mantra.
Pero llegó el día de su partida. (Y es que nada dura eternamente.) (Excepto el alma.)
Y los monjes lo despidieron con alegría, con lágrimas en sus ojos, le dieron fotos de Buda y rosarios, una pipa de madera y un mundo por calvario. Y lo dejaron ir a hacer sus cosas; pues ya estaba preparado para su primera misión y, la verdad, ambas cabezas, la tonta y la lista, estaban contentas.
Así llegó la noche, esa tan esperada, y el monstruo de dos cabezas, llamado a filas, se dirigió hacia las líneas enemigas. Cruzó bosques, cruzó montañas, selvas, pantanos, valles y playas hasta que por fin llegó hasta su objetivo.
Estaba bajo él, él vestido de negro, de los pies a la cabeza, sólo se le veían los cuatro ojos de las dos cabezas, el aire era frío, el viento ni se movía, la verdad, ambas cabezas estaban entusiasmadas, era su momento, para esto se habían preparado. Así se puso en posición de salto, calculando la distancia, su peso, el aire, la fuerza; y saltó.
Saltó muy alto, altísimo, saltó hasta que golpeó una de las cabezas un pájaro, saltó tan alto, que pasó las nubes, saltó tan, tan alto que rozó las estrellas; y cayó.
Cayó sin miedo, cayó como un peso muerto, cayó a una enorme velocidad, tan rápido que más parecía una mancha borrosa en el aire que un monstruo de dos cabezas, cayó sin dejar de caer, cayó por caer, cayó preparado para su quehacer, por lo que ambas cabezas estaban más que entusiasmadas, cayó justo al lado de su objetivo.
Y se posó suave, en silencio, por nadie fue visto ni oído, sus pies se posaron arqueándose, sus gemelos se tensaron, sus rodillas, flexionadas, empezaron a enderezarse, su espalda y cintura amortiguó, y, el monstruo, ambas cabezas, exultantes, soberbias, llenas de dicha por estar haciendo aquello para lo que habían nacido, se terminó de erguir al lado de su objetivo.
Pero, estaban tan emocionadas ambas cabezas que, de repente, se escuchó una voz muy simple que gritó: ¡Soy invisible! Seguida de una apremiante y sincera voz que le dijo: ¡Sssshsss! Calla...
 
Mensajes: 208
Registrado: Dom, 08 Mar 2015 23:14

Re: El monstruo de dos cabezas.

por Hallie Hernández Alfaro » Mar, 09 May 2017 17:56

Muy interesante esta dualidad simbólica que prepara sus fuerzas para cumplir objetivos; muy ágil el relato; interpreto que el final no es un final, sólo una pausa, unos puntos donde descansar para continuar leyendo después. Espero que nos aguarde una próxima parte.

Gracias siempre por compartir; salud y felicidad, amigo.
"Yo creo que es una ráfaga sistólica que atiende, aleatoria,
la presencia de algún hilo de belleza, y humedece
con sangre una cámara mustia del cerebro."

Máscara y mandorla, Pablo Ibáñez
 
Mensajes: 16358
Registrado: Mié, 16 Ene 2008 23:20


¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados