Ruptura del pensamiento lineal.

Cuentos, historias, relatos, novelas, reportajes y artículos de opinión que no tengan que ver con la poesía, todo dentro de una amplia libertad de expresión y, sobre todo, siempre observando un escrupuloso respeto hacia los intervinientes.
Moderadores: Hallie Hernández Alfaro y Ventura Morón.

Moderadores: Hallie Hernández Alfaro, Ventura Morón

Ruptura del pensamiento lineal.

por Amparo Checa » Jue, 13 Feb 2020 22:19

<<No puedes hacerlo. No sabes. No quieres. Es tu culpa. ¿Quién eres? ¿Quién eres?>> te atormentaba una voz tuya propia en la cabeza. <<La que se levantará mañana, esa soy>> has aprendido a explicarte a ti misma cuando dudas de tu propia identidad antes de dormir.

<<Dime ¿cuál es el discurso que te dices cuando las cosas se rompen?, ¿cuál es el discurso que te repites cuando el cuento que te contabas ha dado un giro inesperado? Dime, ¿qué haces cuando hay algo que se descontrola en la cabeza?>> son la clase de preguntas que nos hacemos cuando alguna de las dos está pasando por una época extraña.

<<La cabeza por dentro no se puede romper, son tonterías >> nos solía comentar tu madre al oírnos filosofar en tu casa. <<No se rompe. ¡La cabeza no se rompe, chicas!>>

<< ¡Y qué sabe ella de eso!>> me decías tú después, porque no te dejas convencer de todo tan rápido como yo. << Ella no sabe cómo es mi voz cuando no me puedo levantar. Ella no sabe como cada día me tiembla todo el cuerpo al salir a la calle. No lo sabe. No sabe como hay una voz en mí que soy yo que me repite constante que me estoy volviendo loca, que me voy a morir. Y mi corazón late, tan rápido, que me da miedo. No, ella no sabe como te tengo que llamar para que te ayudar a concentrarte en cosas externas.>>

<< ¿Hay coches?>> respondo siempre que me llamas porque estás en la calle y crees que te vas morir. Si los hay te recuerdo que te fijes en las matrículas y las vamos contando. <<Un 2, un 5, un 9 ...>> y con las letras vamos pensando qué palabras podrían formar. Y así, en unos minutos, tu atención se centra y ya ninguna voz te dice que te vas a volver loca, que no puedes andar. Entonces colgamos y tú sigues con tu día y yo con el mío, hasta que nos volvemos a ver.

Y cuando no estoy, no me puedes llamar o no quieres hacerlo porque también sabes calmarte sola, piensas en el mar. Dices que en terapia te hicieron un ejercicio de EMDR y que ahora te puedes imaginar un mar azul oscuro al atardecer y es como si escucharas las olas y sintieras la brisa.... y, entonces, tu cuerpo se relaja, el miedo se va y vuelves al presente. Por eso yo, de vez en cuando si no estás cerca te imagino así, tan valiente en mitad de la calle, del trabajo, del tren...pensando en el mar.

Me lo has contando muchas veces: da igual el sitio en el que estés, de repente empiezan a pasar pensamientos por tu mente que te incomodan <<estás loca, te has roto, no puedes pensar, no puedes pensar, estás loca>> y tú intentas apartarlos <<no sois de verdad, no os puedo hacer caso,ya están aquí otra vez, ¿por qué han vuelto? ,ahora no, por favor, ahora no>> en este punto a veces consigues parar y llevar a cabo algunas de las técnicas que te han enseñado para aplacar los pensamientos, pero otras no te da tiempo y en cuestión de segundo se vuelven cada vez más rápidos << ya estás loca, no puedes pensar, intenta pensar en otras cosa, ves no puedes, te vas a morir>> y tú sigues andando, intentando hacer como si nada pasara por tu cabeza, o si estás en el metro intentas dirigir tu atención a escuchar cuál es la siguiente parada<< ¡no puedes andar, no puedes hablar, te va a dar algo, te va a dar algo, se te van a parar las piernas!>> y entonces comienzas a sentir que te ahogas y tu corazón a palpitar muy rápido, y es, ahí, cuando te das cuenta de que te los estás empezando a creer y antes de que todo empeore más aún, si no lo has podido hacer antes, comienzas a pensar en el mar, a sentir la brisa a escuchar las olas... y de este modo los pensamientos aterradores se va difuminando y tu cuerpo comienza a relajarse.
En otras ocasiones es en ese momento en el que me llamas y empezamos a contar matrículas y si no hay buscamos colores, olores… cualquier cosa que sirva para que se enganche tu atención y te enraíces con el presente. Y así, vuelve otra vez, la siguiente parada, el paso de cebra, el correo que tienes que mandar…la presencia plena, la risa, la calma, el suspiro.
Dices que lo peor es cuando empiezan esos pensamientos mientras estás hablando con alguien de algo serio en el trabajo, que entonces tu voz interna intenta que dejes de hablar. Y yo cada vez que me lo cuentas no puedo dejar de pensar que eres una auténtica heroína.

<< ¿Y para qué aparecen estas voces, Eva?>> me preguntas algunos días en nuestros paseos reflexivos como queriendo que te aporte un consuelo infinito, que te jure que se van a ir. << No lo sé >>te contesto casi siempre << pero creo que hay una razón por las que se mantienen las cosas en las personas, es como si sirviesen de refuerzo de una balda de una estantería llena de libros muy pesados a punto de caerse, si desaparecen los refuerzos esa balda se cae y con ella todos los libros >> suelo continuar sin saber muy bien qué repercusión podrían tener estas palabras en ti y si la metáfora que he usado es la más adecuada o tiene algo de cierto, << ¿pero, entonces, no se me van a ir nunca?>> <<supongo que sí se irán pero igual hay que revisar con el peso de los libros y quizá eso ayude a aprender a construir otros soportes, no lo sé>> y tú me das la razón habitualmente << sí, es eso lo que trabajo con mi psicóloga>> y me vuelves a mirar bruscamente como suplicándome << pero por favor prométeme que se irán, que se me quitarán, prométemelo>>, << te lo prometo>>, te digo yo como regalándote toda mi mayor certeza, sin poder saber si será real pero deseando que sí lo sea y viendo como todo tu cuerpo se destensa, como si por un momento no es que tuvieras la esperanza de que mis palabras fueran ciertas, es que tienes la total certeza de que esto es un piedra en el camino que vas a superar, pero no, no solo eso, en ese instante parece que tienes el convencimiento de que ya lo has conseguido y entonces me abrazas. Y no veas qué bonito es ese abrazo tuyo recogiendo con firmeza y cuidado mi cuerpo, como regalándome tú a mí la paz, como jurándonos que todo es posible, que no tenemos nada que temer, que, por un rato, la vida es un lugar jodidamente precioso en el que vivir.
Y si le ponemos una melodía quizá todo cobre algún sentido.-->blog
.Ampi-Issie
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 179
Registrado: Lun, 20 May 2013 19:46
Ubicación: España, Madrid

Re: Ruptura del pensamiento lineal.

por R. M. Alemán » Vie, 14 Feb 2020 15:10

Sí, triste, ni más y menos que el pensamiento preconcebido (algo así)... Supongo que el resto es de cada uno. en fin, excelentes letras, Amparo Checa.
Saludos.
Rosa
 
Mensajes: 266
Registrado: Jue, 16 Feb 2017 3:03


¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 13 invitados