Página 1 de 6

Una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 12:09
por Ramón Ataz
Una clase de equitación

Finjo mirar (y en realidad respiro)
a los niños felices, a cuidadores niños sujetándolos,
a la yegua contenida, fatigada,
que a su vez finge trotar y en realidad digiere
hierba sin vida y una impropia actitud funcionarial.

A mis ojos los separan escalones como imágenes
de una visión, o más bien,
de un espectro de luz que disimula su forma.
Las ramas póstumas de un árbol moribundo
reciben la extremaunción
de entrecruzados vientos que trenzan hasta aquí murmuraciones,
voces de no se quién ni se de dónde,
pero voces, de eso no hay duda;
es posible que más abajo, en la ciudad,
los automóviles manifiesten su opinión
y algunos edificios se pronuncien
acerca de las cosas de los hombres.

Pero aquí, en esta vieja sierra semiurbana,
el suelo crece vertical, las aves duermen,
sonríen los profesores y los niños
al cabalgar en círculo sobre una yegua mansa,
viven la más audaz de las historias
que puedan algún día recordar.

Cuando les llegue el tiempo de la emoción fingida.


.

re: En una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 12:28
por Pilar Morte
Que disfruten, que, como dices, ya les llegará otro tiempo donde el disfrute sea o parezca fingido. Un poema que sí he disfrutado en toda su verdad.
Abrazos
Pilar

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 14:32
por Rafel Calle
Muy hermosa recreación de caballos y ciudades en una melodramática desazón urbanita, donde hallo galopes de gran altura en una obra trufada de versos con el cuajo que determina las composiciones importantes.

A mi juicio, la inteligencia se esencializa y se torna universo sensorial sobre la grupa de una alegoría que propone y resuelve con una admirable habilidad.
En fin, no me gusta decir que es el mejor poema que te he leído, por eso diré que es un poema de los buenos, de esos tan difíciles de lograr, de esos que en cualquier obra de cualquier autor, significan el prestigio que puedan haber obtenido.

Ha sido un placer leerte. Felicidades por el poema.
Un fuerte abrazo.

Re: En una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 14:57
por lazaro Habana
Juan Fionello escribió:Finjo mirar (y en realidad respiro)
a los niños felices, a cuidadores niños sujetándolos,
a la yegua contenida, fatigada,
que a su vez finge trotar y en realidad digiere
hierba sin vida y una impropia actitud funcionarial.

A mis ojos los separan escalones como imágenes
de una visión, o más bien,
de un espectro de luz que disimula su forma.
Las ramas póstumas de un árbol moribundo
reciben la extremaunción
de entrecruzados vientos que trenzan hasta aquí murmuraciones,
voces de no se quién ni se de dónde,
pero voces, de eso no hay duda;
es posible que más abajo, en la ciudad,
los automóviles manifiesten su opinión
y algunos edificios se pronuncien
acerca de las cosas de los hombres.

Pero aquí, en esta vieja sierra semiurbana,
el suelo crece vertical, las aves duermen,
sonríen los profesores y los niños
al cabalgar en círculo sobre una yegua mansa,
viven la más audaz de las historias
que puedan algún día recordar.

Cuando les llegue el tiempo de la emoción fingida.


.




Admiro tu manera poética de definir entornos. Hay paisajes en tus versos pero sobre todo la armonía de convivir y de esto emana paz. Muy bien logrado Juan.

abrazos

lázaro.

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 17:18
por Aubriel Camila de la Prad
Un poema increíble, Juan. Las imágenes se suceden suavemente por el alma del lector. El final me parece muy logrado, es como un golpe y al mismo tiempo circula el poema.

Besos.

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 18:50
por Ramón Carballal
Un poema para disfrutar. Muy bueno, Juan. Mi felicitación sincera y un abrazo.

Re: re: En una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 20:51
por Ramón Ataz
Pilar Morte escribió:Que disfruten, que, como dices, ya les llegará otro tiempo donde el disfrute sea o parezca fingido. Un poema que sí he disfrutado en toda su verdad.
Abrazos
Pilar



Muchísimas gracias por decírmelo, Pilar.

Un abrazo.

Mensaje sin leerPublicado: Sab, 28 May 2011 20:53
por Ramón Ataz
Rafel Calle escribió:Muy hermosa recreación de caballos y ciudades en una melodramática desazón urbanita, donde hallo galopes de gran altura en una obra trufada de versos con el cuajo que determina las composiciones importantes.

A mi juicio, la inteligencia se esencializa y se torna universo sensorial sobre la grupa de una alegoría que propone y resuelve con una admirable habilidad.
En fin, no me gusta decir que es el mejor poema que te he leído, por eso diré que es un poema de los buenos, de esos tan difíciles de lograr, de esos que en cualquier obra de cualquier autor, significan el prestigio que puedan haber obtenido.

Ha sido un placer leerte. Felicidades por el poema.
Un fuerte abrazo.



Bueno, Rafael, es un elogio que me sube la autoestima para varios meses, jajaja. La verdad es que estoy intentando salir un poco de mí, mirar un poco al exterior, aunque sean mis percepciones, como es lógico, las que se viertan en el poema, así que el que te haya gustado es para mí un referente de mucha importancia. Muchas gracias por tus generosísimas palabras.

Un fuerte abrazo.

Mensaje sin leerPublicado: Dom, 29 May 2011 9:03
por Tristana del Solar
Una preciosidad de poema con un planteamiento inteligente y lleno de perspicacia.
Felicidades, Juan, con un saludo.

Re: En una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Lun, 30 May 2011 20:36
por Ramón Ataz
lazaro Habana escribió:
Juan Fionello escribió:Finjo mirar (y en realidad respiro)
a los niños felices, a cuidadores niños sujetándolos,
a la yegua contenida, fatigada,
que a su vez finge trotar y en realidad digiere
hierba sin vida y una impropia actitud funcionarial.

A mis ojos los separan escalones como imágenes
de una visión, o más bien,
de un espectro de luz que disimula su forma.
Las ramas póstumas de un árbol moribundo
reciben la extremaunción
de entrecruzados vientos que trenzan hasta aquí murmuraciones,
voces de no se quién ni se de dónde,
pero voces, de eso no hay duda;
es posible que más abajo, en la ciudad,
los automóviles manifiesten su opinión
y algunos edificios se pronuncien
acerca de las cosas de los hombres.

Pero aquí, en esta vieja sierra semiurbana,
el suelo crece vertical, las aves duermen,
sonríen los profesores y los niños
al cabalgar en círculo sobre una yegua mansa,
viven la más audaz de las historias
que puedan algún día recordar.

Cuando les llegue el tiempo de la emoción fingida.


.




Admiro tu manera poética de definir entornos. Hay paisajes en tus versos pero sobre todo la armonía de convivir y de esto emana paz. Muy bien logrado Juan.

abrazos

lázaro.


Muchas gracias, amigo. Te agradezco tus palabras de veras.

Un abrazo fuerte.

Mensaje sin leerPublicado: Lun, 30 May 2011 21:02
por Israel Liñán
Si señor, te ha salido un pedazo de poema Juán, de los de guardar y visitar. Excepcional como creas el mundo en el que habita el poema.

Un abrazo.

Mensaje sin leerPublicado: Mié, 01 Jun 2011 13:09
por Bernardo lobo
EStupendo poema. Mis felicitaciones, Juan, con un saludo.

re: Una clase de equitación

Mensaje sin leerPublicado: Mié, 01 Jun 2011 22:27
por Just Gafar
Magnífico Juan, magnífico. Qué más se le puede pedir a la tarde.

Mi abrazo con admiración.

Mensaje sin leerPublicado: Vie, 03 Jun 2011 13:02
por Abel Mata
Excelente poema. Siermpre es un placer pasarme por tan bella poesía.
Un saludo cordial.

Mensaje sin leerPublicado: Vie, 03 Jun 2011 22:23
por Josefa A. Sánchez
¡Madre mía! ¡¡" Acho" !! Esto es poesía, si señor, y de la buena. Que gozada leerte.
Un abrazo.
Pepa