Blog de crítica y contracrítica poética

Aquí tendrán cabida discusiones y todo tipo de estudios sobre temas relacionados con el ámbito literario: técnica, oficio, valores poéticos, etc.

Blog de crítica y contracrítica poética

por Rafel Calle » Sab, 17 Sep 2011 19:20

Cómo sois las chicas. Diría que hay una pretensión de que me coja el tigre, jajaja.
Bueno, de acuerdo, querida amiga Alba, comentaré alguna cosilla, pero no creo aportar nada de interés.

No voy a criticar el libro de García Montero, puesto que solo comento trabajos que se publican en Alaire. Además, no me gusta criticar abiertamente o a degüello, sino que cuando me agrada una obra, procuro ser lo más objetivo que me sea posible y, desde luego, con la corrección y la mesura por testigos, porque, entre otras cosas, siempre existe la posibilidad de que uno esté equivocado. Partiendo de que no comento obras que no me gusten, es muy difícil que yo haga un comentario feroz.
Entre poetas, no creo que sea conveniente hacer críticas, pero me parecen útiles los comentarios que apunten aspectos interesantes para la evolución de los autores.

Como siempre he dicho, no me gusta que los poetas ejerzan de críticos de poesía, porque cada cual tiene o puede tener una visión particular del mundo del poema. ¿Y quién me asegura que tu visión sea más acertada que la mía? Nadie.

Imaginemos que García Montero le dice al tal Addison de Witt, “enséñame tus poemas y luego hablaremos de la crítica que haces a los míos”.

Al darse la circunstancia de que Addison de Witt es un grupo de supuestos poetas que critican a colegas, para estar en igualdad, lo primero que tendrían que hacer es enseñar sus obras, aunque eso podría contribuir a constatar una certeza, una desafortunada certeza que grita a las claras que hoy en día hay una gran precariedad de autores con un nivel situado por encima de lo digno.
¿Quieres poner por los suelos a García Montero? Bien, hazlo, pero si él tiene tan poco nivel, ¿dónde tenemos que situar el tuyo?

Lo que no me gusta es que, aprovechando el tirón mediático de los autores que están en boga entre el a todas luces paupérrimo círculo de compradores de poesía, se intente medrar desde la crítica negativa más acérrima. Y medra solo el sitio, la página, porque, lo que son los autores de ese colectivo, tan solo logran demostrar una gran virulencia hacia otros autores que están ocupando un lugar que quizá a Addison de Witt le gustaría ocupar. Desde luego, si son poetas están en su derecho de intentar llegar, pero no creo que vayan muy lejos masacrando las obras de otro colegas que, además, son los que destacan por todo lo alto en el panorama lírico actual.

Por otra parte, me parece una auténtica pérdida de tiempo analizar a fondo una obra de un poeta que a priori calificamos de escandalosamente malo. Eso desprende un tufillo, por lo menos, oportunista y muy extraño. Con la gran animadversión que subyace en todo el asunto, la objetividad del colectivo Addison de Witt podría quedar muy mermada.

A mí, todo el tinglado poético de hoy en día, toda esa absurda parafernalia de premios literarios, toda esa ingente cantidad de libros de poesía publicados sin ton ni son, me dicen dos cosas. La primera, que ni a editoriales ni a lectores, a nadie le importa la calidad que puedan tener los libros de poesía que se publiquen, ya que la poesía no tiene un número de compradores importante, es decir, no se vende, por lo tanto, da lo mismo el nombre del autor de turno. Dado que las editoriales tienen que gastar un dinero que les da la Administración para que publiquen libros, a nadie le puede extrañar que dichos editores prefieran revertir el dinero de las subvenciones en sus propios amigos, total es un dinero gastado para publicar obras, en su inmensa mayoría, sin el menor interés ni beneficio por ventas.

Lo segundo que interpreto de todo el estado de cosas actual, es que algo tendrán que ver los autores en el hecho de que la poesía no despierte el menor interés entre una población que sabe leer y que lee cada día, si bien, no lee poemas.

Podemos decir que la poesía siempre ha sido minoritaria, es decir, le echamos todo la culpa al "mensajero", aunque eso hoy en día no parezca una excusa válida.
Todo sea para que los poetas sigan creyéndose el ombligo del mundo, que todo ese arte que despliegan es un arte incomprendido. Claro, quienes tienen la culpa son los lectores que son incapaces de ver la magia, lo sublime, la esencialidad galáctica y bla, bla bla, en las obras que han conseguido los poetas.

En fin, a todo esto, tal vez fuera lícito pensar que en el país de los ciegos…

Un fuerte abrazo.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 18370
Registrado: Dom, 18 Nov 2007 18:27
Ubicación: Palma de Mallorca

por Alba Viñals » Mar, 20 Sep 2011 18:10

Sí, ya veo, has comentado "alguna cosilla".
Eso de que en el país de los ciegos es tuerto es el que tiene más agudeza visual, tiene miga y mucha.
Ok, en todo, mi querido Rafel. Pero echo en falta una crítica al pobre García Montero, y qué bien si fuera positiva :wink:
Abrazo fuerte.
Sementera de tu paz
 
Mensajes: 64
Registrado: Mié, 29 Jun 2011 18:29

por Ruben Fernández » Dom, 27 May 2012 18:54

He leído este post y debo felicitar a los participantes, me gustó.
Saludos muy cordiales.
 
Mensajes: 130
Registrado: Mar, 09 Mar 2010 14:08
Ubicación: Al otro lado

Anterior

¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados