El alcalde carbonero (romance histórico)

Poemas en verso y/o en prosa de cualquier estructura y/o combinación.
Moderadores: Rafel Calle y J. J. M. Ferreiro.

Moderador: Webmaster

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Ramón Carballal » Dom, 03 Feb 2019 11:00

Enhorabuena por la merecida distinción a este romance escrito con mano maestra. Saludos cordiales.
http://laverdadazul59.blogspot.com/

"El rostro de tu ayer
es una hoja escrita
que ha borrado el tiempo"
 
Mensajes: 17029
Registrado: Vie, 28 Dic 2007 16:24
Ubicación: A Coruña

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Marius Gabureanu » Dom, 03 Feb 2019 12:58

Felicidades por el merecido reconocimiento. Creo que tu presencia aporta mucho a Alaire, junto a otros creadores de poesía clásica, para el equilibrio, tan necesario en un foro como este, que rebosa de personalidad, y , en el camino, si no hay equilibrio, es muy posible dejarnos conducir por el lado equivocado de la poesía. Muchos abrazos, Pablo. Bueno, me atrevo a decir que la poesía no tiene protagonistas, sólo tiene víctimas, así que, a cambiar una herida por otra!!
Última edición por Marius Gabureanu el Dom, 03 Feb 2019 13:03, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 3464
Registrado: Jue, 29 Nov 2012 4:09
Ubicación: Reino Unido

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por J. J. Martínez Ferreiro » Dom, 03 Feb 2019 13:02

NORABOA, amigo Pablo, por este reconocimiento a tan magnífico romance. Son de muy agradecer estas iniciativas de recuperar estas estrofas clásicas que tantas cumbres poéticas han dado a la poesía en lengua castellana.

Un abrazo.
"Yo es otro" (Arthur Rimbaud)
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 10280
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 13:27

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Begoña Egüen » Dom, 03 Feb 2019 13:18

Mi más sincera enhorabuena.
Un abrazo.
BEGOÑA.
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 2550
Registrado: Sab, 02 Abr 2011 11:44

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Ventura Morón » Dom, 03 Feb 2019 17:00

Un romance que se lee con enorme agrado, fruto del ritmo cuidado y la buena construcción amigo.
Ya me había percatado de tu conocimiento en poesía por tus comentarios. Me alegra llegar así, felicitándote con este reconocimiento, a tus poemas, y desearte una feliz estancia en el foro.
Saludos
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 4549
Registrado: Mar, 29 Oct 2013 0:40

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Lunamar Solano » Dom, 03 Feb 2019 17:34

Bello y fluido amigo...felicitaciones por el reconocimiento!
Te abrazo con todo mi cariño...
Nancy
"Desde lo más simple surge la Esencia"
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 5452
Registrado: Jue, 16 Abr 2009 21:22

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Pablo Rodríguez Cantos » Dom, 03 Feb 2019 18:22

Administración Alaire escribió:Enhorabuena, amigo Pablo, por el reconocimiento como Poema de la Semana a tu obra "El alcalde carbonero".
Un cordial abrazo.


Muchas gracias por esta atención hacia mi poema. Es una alegría que no me esperaba, ya que en este foro leemos a diario muchos poemas muy valiosos. Saludos y gracias de nuevo al equipo de Alaire.

Gracias también a todos los que estáis leyendo y comentando el romance. ¡Saludos a todos!
λίθον ͑ον απεδοκίμασαν ͑οι οικοδομουντες
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1064
Registrado: Vie, 04 Ene 2019 10:46
Ubicación: Granada (España)

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por E. R. Aristy » Dom, 03 Feb 2019 23:19

Pablo Rodríguez Cantos escribió:El alcalde carbonero

(romance histórico
sobre el relato de Pedro Antonio de Alarcón
"El carbonero alcalde")


En mil ochocientos diez
en el lugar de La Peza,
pueblo de agua encerrada
en su secreto de piedra,
entre olivos milenarios
y encinas de carne negra
que líquida nieve enfría
y un sol de bronce golpea,
cuando burlador el toro
en el cielo —no en la tierra—
a Orión, matador celeste,
le roba la primavera,
entre el guiso de San Marcos
y el potaje de cuaresma,
se escondieron las azadas
y se alzaron las banderas.

Era entonces de la villa
alcalde Manuel Atienza,
cincuenta inviernos de musgo
de los pies a la cabeza.
Noche de greñas ahumadas
espira en su cabellera
con luceros de caoba
tallados en dos hileras.
Balcón abierto es camisa
al jardín de su maleza
donde silvestres circulan
cantares y enredaderas.
Sus manos llevan nudosas
el esqueleto por fuera,
tan duras con los tocones
como firmes con las hembras.
Bosque de dos robles calza
coronados de una selva
donde el vigor de la sangre
moja fecundos planetas.

¿Dónde va el señor alcalde,
su vara de mando enhiesta,
trotando como un tambor
las calles y las placetas?
Va a convertir a su pueblo
de la paz hacia la alerta
para que forjen espadas
de arados y podaderas.
¡Que vienen los invasores
ya casi por Rambla Seca
en una nube de polvo
con rayos de bayoneta!

En el castillo se yerguen
enlutadas las enseñas
y en la torre, las campanas
como bélicas trompetas.
El cura da bendiciones
y absuelve a la patulea,
siendo del Señor, ministro
y de la muerte, profeta.
Los mozos tensan las hondas,
las mujeres cortan vendas
para beber ríos de sangre
bajo una lluvia de piedra.

Junto al río Morollón
un tronco de encina hueca,
como un faro horizontal
sobre un monte de madera,
boca del grito más largo,
vientre de la madre guerra,
aherrojado con alambres,
ceñido con recias cuerdas,
preñado fue hasta los topes
con hierros, pólvora y mecha,
muerte partida en pedazos
por la violencia de arena.

Era la hora de nona,
la hora de las tinieblas,
cuando al fuego del alcalde
se abrasó toda la tierra.
Sierra Nevada tembló
ante una voz tan intensa
que le hizo vomitar muertos
salidos de entre las peñas.
Rasgó su velo de nieve
en la oscuridad más nueva,
cielo negro constelado
de mortíferas estrellas.
¡Cómo mugían los toros
huyendo por las dehesas
y se retorcían los robles
desnudos de sus cortezas!
Muertos y vivos confunden
brazos extraños y piernas,
troncos de sangre caliente
y troncos de savia fresca.

Triduo santo de sepulcro
con sus llantos y sus velas
ofició un silencio verde
por la villa de La Peza.
Los vivos dieron al suelo,
todo de venas abiertas,
los despojos de los suyos
y de los otros, la afrenta.
Pero, ave fénix aciaga,
como un rescoldo en la hoguera,
al cabo de los tres días
resucitó la violencia.

¿Dónde va el señor alcalde
de una población desierta?
A luchar hasta la muerte
a la usanza alpujarreña:
emboscadas por los riscos
asaltando las veredas
con un colmillo en la mano
los lobos contra las hienas.
Mas, diezmado el enemigo,
su número tanto era
que diez soldados en suma
sitian a Manuel Atienza:
en una elevada cima
al barranco fue veleta,
ejemplo para valientes
y a los cobardes, vergüenza.
Ícaro de su valor
y señor de su conciencia,
nunca conoció este suelo
tal refulgor de cometa:

«Tres gallos me canten kyries,
reflejos por las albercas,
con un responso de viento
y una aspersión de tormenta.
Lucero de la mañana,
cirio de mi cabecera.
El valle será mi tumba
y mi lápida, la sierra.
Pero rezadme un rosario
con todas sus calaveras.
¡Que soy un hombre y un trueno!
¡Que yo soy toda La Peza!»

Y al ahorcarse las campanas
en la torre de la iglesia,
en cada pilar del agua
salió una luna pequeña.


El paladín preserva y promulga la belleza de la lengua y su historia. Has conseguido eso y más, Pablo. Me uno al coro de voces que reconocen éste extraordinario bello poema Feliciddes! ERA
© E.R.A.


Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.

Martin Luther King
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 11157
Registrado: Dom, 11 May 2008 20:04
Ubicación: Estados Unidos

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Rosario Martín » Lun, 04 Feb 2019 14:04

Un poema precioso, compañero, merecido reconocimiento.
Saludos.
 
Mensajes: 1684
Registrado: Mié, 01 Abr 2015 16:53
Ubicación: España

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Marisa Peral » Lun, 04 Feb 2019 15:01

[quote="Pablo Rodríguez Cantos"]El alcalde carbonero

Muchas felicidades Pablo, es un reconocimiento muy merecido.
Saludos.
No me conformo con un martes
a la espera de un miércoles sin almendros.

© Ignacio Mincholed - De su poema "Martes"
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 7334
Registrado: Mié, 30 Jun 2010 19:06

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Rosa Marzal » Lun, 04 Feb 2019 19:58

Un romance magnífico, que me ha cautivado. Mis aplausos y enhorabuena por el merecido reconocimiento obtenido, Pablo.

Un abrazo.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 3637
Registrado: Jue, 02 May 2013 20:05
Ubicación: España

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por José Manuel F. Febles » Mié, 06 Feb 2019 14:02

Mi enhorabuena, amigo Pablo, por el logrado premio muy merecido, a tu gran poema.

Desde mi isla.
José Manuel F. Febles
Todo idealismo es una mentira frente a la necesidad.
Nietzsche.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 5823
Registrado: Dom, 09 Dic 2007 15:45
Ubicación: Sta. Cruz de Tenerife

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Pablo Ibáñez » Mié, 06 Feb 2019 14:31

Pablo,

enhorabuena por la distinción, amigo. Me gusta el tono clásico que consigues con este bello romance.

Abrazos.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 4601
Registrado: Lun, 29 Jun 2009 10:59
Ubicación: Ovetense en Madrid

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Pablo Rodríguez Cantos » Jue, 07 Feb 2019 10:52

Gracias a todos. Esta semana estoy fuera de casa y no puedo contestar con el detenimiento que os merecéis, aunque leo desde el móvil vuestros comentarios y nuevos poemas. En cuanto vuelva seguimos dialogando. Saludos.
λίθον ͑ον απεδοκίμασαν ͑οι οικοδομουντες
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1064
Registrado: Vie, 04 Ene 2019 10:46
Ubicación: Granada (España)

Re: El alcalde carbonero (romance histórico)

por Mercedes Bou Ibañez » Vie, 10 May 2019 10:08

Pablo Rodríguez Cantos escribió:El alcalde carbonero

(romance histórico
sobre el relato de Pedro Antonio de Alarcón
"El carbonero alcalde")


En mil ochocientos diez
en el lugar de La Peza,
pueblo de agua encerrada
en su secreto de piedra,
entre olivos milenarios
y encinas de carne negra
que líquida nieve enfría
y un sol de bronce golpea,
cuando burlador el toro
en el cielo —no en la tierra—
a Orión, matador celeste,
le roba la primavera,
entre el guiso de San Marcos
y el potaje de cuaresma,
se escondieron las azadas
y se alzaron las banderas.

Era entonces de la villa
alcalde Manuel Atienza,
cincuenta inviernos de musgo
de los pies a la cabeza.
Noche de greñas ahumadas
espira en su cabellera
con luceros de caoba
tallados en dos hileras.
Balcón abierto es camisa
al jardín de su maleza
donde silvestres circulan
cantares y enredaderas.
Sus manos llevan nudosas
el esqueleto por fuera,
tan duras con los tocones
como firmes con las hembras.
Bosque de dos robles calza
coronados de una selva
donde el vigor de la sangre
moja fecundos planetas.

¿Dónde va el señor alcalde,
su vara de mando enhiesta,
trotando como un tambor
las calles y las placetas?
Va a convertir a su pueblo
de la paz hacia la alerta
para que forjen espadas
de arados y podaderas.
¡Que vienen los invasores
ya casi por Rambla Seca
en una nube de polvo
con rayos de bayoneta!

En el castillo se yerguen
enlutadas las enseñas
y en la torre, las campanas
como bélicas trompetas.
El cura da bendiciones
y absuelve a la patulea,
siendo del Señor, ministro
y de la muerte, profeta.
Los mozos tensan las hondas,
las mujeres cortan vendas
para beber ríos de sangre
bajo una lluvia de piedra.

Junto al río Morollón
un tronco de encina hueca,
como un faro horizontal
sobre un monte de madera,
boca del grito más largo,
vientre de la madre guerra,
aherrojado con alambres,
ceñido con recias cuerdas,
preñado fue hasta los topes
con hierros, pólvora y mecha,
muerte partida en pedazos
por la violencia de arena.

Era la hora de nona,
la hora de las tinieblas,
cuando al fuego del alcalde
se abrasó toda la tierra.
Sierra Nevada tembló
ante una voz tan intensa
que le hizo vomitar muertos
salidos de entre las peñas.
Rasgó su velo de nieve
en la oscuridad más nueva,
cielo negro constelado
de mortíferas estrellas.
¡Cómo mugían los toros
huyendo por las dehesas
y se retorcían los robles
desnudos de sus cortezas!
Muertos y vivos confunden
brazos extraños y piernas,
troncos de sangre caliente
y troncos de savia fresca.

Triduo santo de sepulcro
con sus llantos y sus velas
ofició un silencio verde
por la villa de La Peza.
Los vivos dieron al suelo,
todo de venas abiertas,
los despojos de los suyos
y de los otros, la afrenta.
Pero, ave fénix aciaga,
como un rescoldo en la hoguera,
al cabo de los tres días
resucitó la violencia.

¿Dónde va el señor alcalde
de una población desierta?
A luchar hasta la muerte
a la usanza alpujarreña:
emboscadas por los riscos
asaltando las veredas
con un colmillo en la mano
los lobos contra las hienas.
Mas, diezmado el enemigo,
su número tanto era
que diez soldados en suma
sitian a Manuel Atienza:
en una elevada cima
al barranco fue veleta,
ejemplo para valientes
y a los cobardes, vergüenza.
Ícaro de su valor
y señor de su conciencia,
nunca conoció este suelo
tal refulgor de cometa:

«Tres gallos me canten kyries,
reflejos por las albercas,
con un responso de viento
y una aspersión de tormenta.
Lucero de la mañana,
cirio de mi cabecera.
El valle será mi tumba
y mi lápida, la sierra.
Pero rezadme un rosario
con todas sus calaveras.
¡Que soy un hombre y un trueno!
¡Que yo soy toda La Peza!»

Y al ahorcarse las campanas
en la torre de la iglesia,
en cada pilar del agua
salió una luna pequeña.

Precioso romance, un verdadero placer su lectura.
Imagen
 
Mensajes: 31
Registrado: Jue, 02 May 2019 16:14

AnteriorSiguiente

¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: Alejandro Costa, enrique sanmol, Google [Bot], javier eguilaz, José Manuel F. Febles, Lunamar Solano, Majestic-12 [Bot], Ricardo Serna G y 155 invitados