Stephen King

king

Autora: Hallie Hernández Alfaro.

Terror a la medida. El juego psíquico irrigando las casillas más espeluznantes.
El miedo como emoción primaria consigue su expresión más brillante en las obras de este autor norteamericano. Llega a rincones universales que yacen en nuestros cerebros con las luces apagadas. A media sombra de la resurrección, a medio segundo de los seres más nebulosos y temibles.
Stephen King (Portland, Estados Unidos, 1947) ha logrado sorprendernos y  destituir la tranquilidad en los detalles más cotidianos. Será difícil olvidar el argumento de Carrie, aquella chica adolescente, con poderes telequinésicos, que se cobra una a una las humillaciones  de las que ha sido objeto por sus  compañeros de clase. El resplandor, Eso, Misery, Insomnio,  son piezas de la literatura del terror  que engalanan las mejores bibliotecas.
Recuerdo la tarde que empecé a leer Cementerio de animales, hace ya más de 25 años. El aire se hizo pesado, las calles de mi barrio adquirieron un estupor de sepia, un angustioso  tinte de pena. Los gatos devueltos, el milagro a medias, la muerte escarbada, esa razón imposible descansando en el rellano…
¿Qué talento especial, casi fuera de serie, asiste a este maestro del horror? ¿Qué influencias psíquicas o extrasensoriales pueden haber afectado el espíritu de este hombre para predisponerlo a una literatura tan valiente? Enfrentarnos y poner al relieve nuestros monstruos más ancestrales requiere, sin duda, una enorme dosis de valentía. Excavar en los pozos del misterio interior y  colectivo precisa una agudeza y un tesón que no son fáciles de encontrar…
Junto a las adaptaciones cinematográficas de sus novelas por parte de terceros, Stephen King realizó también diversas incursiones en el séptimo arte. Unas veces escribió él mismo el guión original de sus películas, como en el caso de la adaptación del cómic Creepshow (dirigida por George Romero en 1982 y que fue objeto de una segunda parte en 1987) y de Sleepwalkers (1992); en otras ocasiones el mismo King asumió la dirección de la película, como en el caso de Maximum Overdriver (Máxima aceleración, 1985).” Biografías y vidas, Miguel Ruiza, Tomás Fernández, Elena Tamaro y Marcel Durán.
Hace pocos días he pensado en la mente preclara de King, en su inestimable poder de hacernos vivir en primera persona la fascinación de lo mórbido, los efectos colaterales del suspenso, su idiosincrasia de género rico en adrenalina. Fue después de ver “El juego de Gerald” en la versión de Mike Flanagan, cuando pensé en dedicar unas líneas a este gran narrador que acaba de cumplir 70 años… y quien forma, con méritos suficientes, parte esencial de nuestra herencia humana.
La  esperanza es una cosa buena, quizás la mejor de todas, y las cosas buenas nunca mueren
Stephen King.

Escrito por:

Publicado el: 25 octubre, 2017

Filed Under: Poesía, literatura y arte, Revistas

Vistas: 0

4 Responses to Stephen King

  1. La necesidad socialmente admitida que tiene el hombre de realizar un buen papel en la es el origen de una tensión emocial que, en algunos casos, es el causante de la impotencia.

  2. Sufriendo, pero sufriendo poco, ya se entenderá porque lo digo. El insomnio o la falta de sueño puede ser otra causa de impotencia. Sintomas de impotencia masculina

  3. Das vermutlich bekannteste Hormonpräparat, das von vielen Frauen eingenommen wird, ist das Verhütungsmittel in Tablettenform – die Pille. https://de.propecia.top/propecia-wirkt-effektiv-bei-mannlichem-haarausfall.php

  4. Avatar Atarax dice:

    Some commonly abused prescription drugs include depressants, pain relievers, and stimulants. https://atarax.in/blog/allergy-medical-management

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para realizar el análisis estadístico de las preferencias de los usuarios y mejorar la navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso y si no lo desea o prefiere cambiar la configuración puede obtener más información a través de nuestra Política del uso de Cookies.

Aceptar Más info